martes 28 de mayo 2024
Tendencias

Un sexto de la infancia detrás de las pantallas: Impacto y recomendaciones

Un sexto de la infancia detrás de las pantallas: Impacto y recomendaciones
Por Sala de redacción
abril 25, 2024 - 07:44

El uso de dispositivos electrónicos se ha convertido en una parte integral de la vida diaria de los niños, pero ¿a qué costo? Según un estudio reciente de Qustodio, los niños pasan alrededor de cuatro horas al día frente a pantallas, lo que se traduce en aproximadamente mil 460 horas al año. Esto equivale a 60 días completos, es decir, un sexto de su infancia. Este fenómeno plantea preocupaciones sobre los efectos en la salud y el bienestar de los niños, así como en su desarrollo físico, emocional y social.

Cecilia Algarín, neuróloga infantil de Saluta, advierte sobre los riesgos para la salud, incluidos problemas cardiovasculares y trastornos del sueño, asociados con el uso excesivo de pantallas, especialmente antes de dormir. Además, señala que no hay evidencia científica unánime sobre el uso de dispositivos electrónicos en niños, pero sugiere que limitar su uso hasta la adolescencia puede ser prudente.

Por otro lado, José Luis Rencoret, CEO de USPLAT, destaca el vínculo entre el uso excesivo de pantallas y el sedentarismo en los niños. El tiempo dedicado a actividades pasivas con dispositivos electrónicos reduce el tiempo dedicado al juego activo y al deporte, lo que puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y problemas cardiovasculares. Rencoret subraya la importancia del deporte en la prevención de estos riesgos, así como en el desarrollo físico y social de los niños.

Ante esta situación, los expertos ofrecen recomendaciones para promover un equilibrio saludable entre el tiempo frente a las pantallas y la actividad física. Establecer límites claros para el uso de dispositivos electrónicos, involucrar a los niños en la elección de actividades deportivas que les interesen y dar ejemplo participando en actividades físicas como familia son algunas de las sugerencias. Además, se alienta a buscar oportunidades para que los niños participen en eventos deportivos y se alejen de las pantallas.

En última instancia, se hace un llamado a los padres para que fomenten el deporte como una alternativa saludable y beneficiosa al uso de dispositivos electrónicos. El deporte no solo mejora la salud física de los niños, sino que también promueve importantes habilidades sociales y les proporciona valiosas lecciones de vida.