sábado 25 de mayo 2024
Internacional

Gobierno argentino ha anunciado la prohibición del uso del lenguaje inclusivo y la perspectiva de género en toda la administración pública.

Gobierno argentino ha anunciado la prohibición del uso del lenguaje inclusivo y la perspectiva de género en toda la administración pública.
Por Sala de redacción
febrero 27, 2024 - 13:54

Por decisión del Presidente Javier Milei, el Gobierno argentino ha anunciado la prohibición del uso del lenguaje inclusivo y de la perspectiva de género en toda la administración pública. El vocero Manuel Adorni comunicó esta medida durante su conferencia de prensa habitual en Casa Rosada esta mañana. Adorni explicó que se prohíbe el uso de la letra «e», el «@» y la «x», comúnmente utilizadas para evitar indicaciones de género, así como la inclusión innecesaria del femenino en documentos oficiales.

«El lenguaje que incluye a todos los sectores es el que utilizamos en la lengua castellana, es el español. No consideramos necesario participar en un debate sobre esto, ya que creemos que las perspectivas de género también se han utilizado como negocio político», profundizó Adorni sobre la medida. El Ministerio de Defensa, liderado por Luis Petri, había anunciado previamente una resolución similar. Esta indicaba que las comunicaciones en el ámbito de la Defensa Nacional deben ser breves, claras y concisas, de acuerdo con los reglamentos militares correspondientes.

La resolución del Ministerio de Defensa señaló la importancia del uso correcto del idioma castellano en los reglamentos, manuales y documentos oficiales del ejército, la fuerza aérea y la armada. Según esta resolución, el uso de términos con la letra «e» podría acarrear sanciones por infringir las normativas establecidas.

Es importante recordar que la Real Academia de la Lengua Española ha expresado en varias ocasiones su postura sobre el lenguaje inclusivo, describiéndolo como «un conjunto de estrategias para evitar el uso genérico del masculino gramatical». La entidad ha subrayado que el uso de la letra «e» como marca de género inclusivo es ajeno a la morfología del español y considerado innecesario, ya que el masculino gramatical cumple esa función como término no marcado en la oposición de género.