sábado 25 de mayo 2024
Internacional

Extrabajador de Google acusado de robar tecnología para entregársela a empresas chinas.

Extrabajador de Google acusado de robar tecnología para entregársela a empresas chinas.
Por Sala de redacción
marzo 7, 2024 - 09:35

La Justicia estadounidense ha acusado este miércoles a un exempleado de Google de robar tecnología a la multinacional mientras colaboraba en secreto con dos empresas chinas del sector de la inteligencia artificial.

Según el Departamento de Justicia, Linwei Ding, de 38 años, nacionalidad china y residente en California, transfería secretos comerciales y otra información confidencial de la red de Google a su cuenta personal mientras colaboraba con esas dos compañías con sede en China.

Ding fue detenido este miércoles por la mañana en Newark (California).

“El Departamento de Justicia no tolerará el robo de inteligencia artificial y otras tecnologías avanzadas que podrían poner en riesgo nuestra seguridad nacional”, dijo el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, en un comunicado.

Los cargos por robo de secretos comerciales reflejan, según el director del FBI, Christopher Wray, hasta dónde están dispuestas a llegar las compañías chinas para “robar la innovación estadounidense”.

Según los documentos judiciales, Ding presuntamente robó tecnología que incluye los componentes básicos de los centros de datos de supercomputación avanzada de Google, diseñados para soportar cargas de trabajo de aprendizaje automático utilizadas para entrenar y alojar modelos de inteligencia artificial.

Ding fue contratado por Google en 2019 como ingeniero de software. Sus responsabilidades incluían el desarrollo de software utilizado en esos centros de datos, lo que le facilitó el acceso a la información confidencial.

Desde mayo de 2022, según la acusación, Ding empezó a almacenar secretos comerciales de la red de Google copiándolos en su nube personal. Para mayo de 2023, había guardado más de 500 archivos.

En caso de ser condenado, Ding afronta una pena máxima de 10 años de prisión y hasta 250.000 dólares de multa por cada uno de sus cuatro cargos.

Además de estar en contacto con las dos empresas chinas, la acusación también detalla que Ding fundó su propia empresa tecnológica en el sector de la inteligencia artificial y viajó a China para participar en conferencias de inversores.