domingo 16 de junio 2024
Tendencias

El Desafío de Combatir la Sequía en Latinoamérica en el Día Mundial del Medio Ambiente

El Desafío de Combatir la Sequía en Latinoamérica en el Día Mundial del Medio Ambiente
Por Sala de redacción
junio 6, 2024 - 15:00

Desde 1972, cada 5 de junio se conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente, establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Para este año, la jornada se enfoca en reflexionar sobre la restauración de las tierras, detener la desertificación y fortalecer la resiliencia frente a la sequía.

En el transcurso de las últimas dos décadas, el número y la duración de los períodos de sequía han aumentado un 29 %. Si esta tendencia persiste, se estima que más del 75 % de la población mundial se verá afectada para el 2050.

Países como Chile, Brasil y México enfrentan sequías prolongadas, mientras que Ecuador y Colombia experimentan periodos de sequía influenciados, en gran medida, por fenómenos climáticos como El Niño.

Sequías Recientes en América Latina

En 2023, América Latina fue testigo de un año marcado por la sequía. Reducción en las precipitaciones, temperaturas elevadas y olas de calor recurrentes provocaron graves sequías en varios países de la región, situación que ha persistido en los primeros meses de 2024.

Según el informe «Estado del Clima en América Latina y El Caribe 2023» de la Organización Meteorológica Mundial, vastas regiones de México, el centro de Chile, la Amazonía, los Andes y Centroamérica fueron afectadas por sequías severas.

Causas y Consecuencias

La combinación de factores como El Niño, La Niña, cambio climático, mal manejo de recursos hídricos y actividades humanas como la deforestación agravan los problemas de sequía en la región.

En Chile, por ejemplo, se ha enfrentado una mega sequía que afecta la disponibilidad de agua para la agricultura y el suministro urbano. En México, el 70 % del territorio está compuesto por climas áridos y semiáridos, lo que hace que la sequía sea un problema crónico.

Acciones y Perspectivas

Enfrentar estos desafíos requiere acciones coordinadas a nivel local, regional e internacional. La implementación de planes de adaptación y mitigación, el manejo sostenible del agua, la protección de ecosistemas vitales y el fomento de prácticas agrícolas y ganaderas resilientes son algunas medidas clave.