domingo 16 de junio 2024
Internacional

Japón y la Caza de Ballenas: Alarma Mundial en el Día de los Océanos

Japón y la Caza de Ballenas: Alarma Mundial en el Día de los Océanos
Por Sala de redacción
junio 9, 2024 - 12:21

Japón ha anunciado que la ballena de aleta se añadirá a su lista de cetáceos pescados con fines comerciales dentro de su territorio marítimo, lo que ha generado preocupación entre científicos y conservacionistas. Expertos sugieren que esta decisión podría ser parte de una estrategia más amplia para reanudar la caza de ballenas fuera de sus aguas territoriales.

Hoy se celebra el Día Mundial de los Océanos, una iniciativa de la ONU para informar sobre el rol crucial de los océanos en el planeta, el impacto humano sobre ellos y la necesidad de gestionar sus recursos de manera sostenible. Dado que las ballenas son fundamentales para la salud de los océanos y del planeta, este tema es especialmente relevante.

Las ballenas fertilizan los mares, permitiendo que florezca el fitoplancton, base de la cadena alimenticia marina. Además, almacenan grandes cantidades de CO2, desempeñando un papel clave en la lucha contra la crisis climática. Aunque la caza de ballenas ha sido controlada para evitar su extinción, sigue siendo una preocupación para los expertos, especialmente tras el reciente anuncio de Japón.

Japón y la Caza de Ballenas

El portavoz gubernamental japonés, Yoshimasa Hayashi, informó que Japón añadirá la ballena de aleta (Balaenoptera physalus) a su lista de cetáceos cazados con fines comerciales dentro de su territorio marítimo. Esta especie es la segunda más grande del mundo después de la ballena azul y está catalogada como Vulnerable por la UICN.

Hasta ahora, Japón permitía la caza de tres tipos de ballenas: la ballena Bryde (Balaenoptera brydei), la Minke (Rorcual Minke) y la ballena Sei (Balaenoptera borealis). Conservacionistas aseguran que esta decisión no solo amenaza a una especie ya en peligro, sino que contradice los esfuerzos internacionales contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

La Posible Estrategia de Japón

Expertos temen que esta decisión sea parte de una estrategia para reanudar la caza más allá de sus aguas jurisdiccionales. Desde 1986, la CBI solo permite la caza de ballenas con fines científicos, bajo una cuota limitada. Sin embargo, Japón ha sido acusado de utilizar esta excusa para cazar ballenas con fines comerciales. En 2014, la Corte Internacional de Justicia falló en contra de Japón en una demanda presentada por Australia y Nueva Zelanda, argumentando que sus capturas no tenían objetivos científicos reales.

El reciente anuncio de la construcción del Kangei Maru, un nuevo barco ballenero más grande y rápido que su predecesor, ha incrementado estas preocupaciones. “Este nuevo barco tiene una capacidad mayor y puede llegar hasta la Antártica”, asegura Elsa Cabrera, Directora Ejecutiva del Centro de Conservación Cetácea. Las características del buque sugieren que Japón podría estar planeando cazar ballenas más allá de sus aguas nacionales.

Preocupaciones Internacionales

Además, la demanda de carne de ballena en Japón es mínima y no justifica la caza actual. Parte de la carne producida incluso se convierte en alimento para perros. Capturar estos gigantes del mar para abastecer una demanda inexistente es inaceptable, según expertos.

Las ballenas juegan un papel crucial en la captura de carbono y la fertilización del océano. Un informe del FMI asegura que cada gran ballena secuestra 33 toneladas de CO2 en promedio. Apoyar la restauración de las poblaciones de ballenas podría significar un gran avance en la lucha contra el cambio climático.

En resumen, la decisión de Japón de incluir a la ballena de aleta en su lista de especies cazadas ha generado serias preocupaciones sobre sus verdaderas intenciones y el impacto en los esfuerzos internacionales para proteger estos vitales gigantes marinos y combatir la crisis climática.