domingo 16 de junio 2024
Internacional

Presión del Crimen Organizado en la Selva Tropical de Guatemala

Presión del Crimen Organizado en la Selva Tropical de Guatemala
Por Sala de redacción
junio 9, 2024 - 18:34

La Reserva de la Biosfera Maya, abarcando 2,2 millones de hectáreas en el norte de Guatemala, enfrenta una creciente ola de invasiones de tierras, incluso en áreas previamente seguras como el Biotopo Naachtún-Dos Lagunas y el Parque Nacional Mirador-Río Azul. Los invasores, vinculados al crimen organizado, están más armados que nunca, superando la capacidad de los guardaparques desarmados.

Observadores señalan que los grupos criminales buscan aprovechar el apoyo gubernamental a la Reforma Agraria para lavar dinero en ranchos ganaderos y facilitar el tráfico de drogas hacia México. En 2024, las autoridades han registrado más invasiones y deforestación, amenazando con perder el control del área.

Crisis de Gobernanza y Amenazas Criminales

La Reserva de la Biosfera Maya, situada en el departamento de Petén, enfrenta invasiones de tierras respaldadas por grupos criminales. Estas acciones incluyen deforestación y establecimiento de ganadería ilegal, convirtiendo la zona en un foco de incendios forestales y aumentando los riesgos para la biodiversidad. ONGs han denunciado la falta de gobernanza y la creciente amenaza del crimen organizado.

Operaciones de Patrullaje y Descubrimientos Alarmantes

En marzo, una patrulla conjunta descubrió más de 20 kilómetros de señalizaciones ilegales en el Parque Nacional Mirador, indicando una inminente invasión. Este es el primer intento de ocupación en dos décadas en esta área bien conservada. Los esfuerzos adicionales de patrullaje han sido insuficientes, ya que las señalizaciones reaparecieron, reflejando el interés persistente de los invasores.

Respuesta del Gobierno y Preocupaciones de Escalada

El Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) ha destacado la amenaza de invasiones, incendios y tráfico ilegal de vida silvestre. En mayo, la policía destruyó un rancho ilegal en el Parque Nacional Laguna del Tigre, provocando represalias de los ganaderos con incendios forestales.

La transición de gobierno en enero de 2024, con la presidencia de Bernardo Arévalo, ha exacerbado la situación. Su postura amigable hacia las comunidades rurales ha sido aprovechada por el crimen organizado para avanzar en sus actividades ilegales.

Debate sobre la Reforma Agraria y el Control de Recursos

La propuesta de reforma de la Ley de Áreas Protegidas permitiría asentamientos humanos en la reserva con restricciones flexibles, lo que genera controversia. Mientras algunos apoyan la seguridad jurídica para las comunidades locales, otros temen que el crimen organizado se aproveche de estas reformas para sus intereses.

Futuro de la Reserva y Acciones Necesarias

El presidente Arévalo se ha reunido con grupos conservacionistas para discutir la protección de la reserva, generando expectativas de apoyo gubernamental. En respuesta, se han incrementado los patrullajes y esfuerzos para combatir incendios forestales en colaboración con CONAP y organizaciones no gubernamentales.