domingo 19 de mayo 2024
Tendencias

Impacto del Gluten en el Cuerpo: Enfermedades Asociadas y Cómo Identificarlas

Impacto del Gluten en el Cuerpo: Enfermedades Asociadas y Cómo Identificarlas
Por Sala de redacción
abril 10, 2024 - 09:33

Aunque no afecta a toda la población, el gluten puede desencadenar una respuesta autoinmune en aquellos que son alérgicos a esta proteína, lo que provoca daño en el organismo.

Un análisis realizado en 2020 reveló un aumento en el número de enfermos celíacos en las últimas décadas, una forma grave de intolerancia al gluten.

Las molestias después de consumir alimentos como pizza, pan o pasta pueden deberse a una alergia al trigo, además de la sensibilidad al gluten no celíaca, que también puede causar síntomas dolorosos. ¿Es el gluten realmente un alimento a evitar?

Lee también: «Descubre qué es el gluten realmente y qué enfermedades puede desencadenar»

El gluten es una proteína presente en varios cereales, como el trigo, el centeno y la cebada. Esta proteína proporciona elasticidad a las masas, permitiendo que se puedan amasar y estirar.

La catedrática de química alimentaria Katharina Scherf explica que «el gluten tiene grandes propiedades funcionales, convirtiendo al trigo en un excelente pan. Sin embargo, también puede desencadenar ciertas enfermedades».

Existen tres principales intolerancias al trigo. La alergia al trigo, caracterizada por la presencia de ciertos anticuerpos en la sangre, puede manifestarse con síntomas como picazón e hinchazón en la boca, garganta u ojos. La alergia es más común en niños que en adultos.

La sensibilidad al gluten no celíaca, más difícil de diagnosticar, puede causar dolor abdominal, flatulencias, estreñimiento, diarrea y fatiga, afectando más a adultos que a niños. Sin embargo, actualmente no existen marcadores específicos para diagnosticar esta sensibilidad.

La enfermedad celíaca, la forma más estudiada de intolerancia al gluten, desencadena una reacción autoinmune donde los anticuerpos atacan los tejidos del organismo, inflamando y dañando la mucosa del intestino delgado. Esta enfermedad puede tener un origen genético, pero no todas las personas con la predisposición genética desarrollan la enfermedad.

El diagnóstico de estas enfermedades ha mejorado gracias a la mayor conciencia sobre los síntomas comunes, como fatiga y agotamiento. Sin embargo, para la sensibilidad al gluten no celíaca, no existen pruebas específicas y la única solución es evitar los productos que contienen gluten.

Aunque para quienes no padecen alergia ni intolerancia al trigo, el gluten no representa un riesgo para la salud.