sábado 25 de mayo 2024
Internacional

Suecia da un giro histórico: Se une formalmente a la OTAN.

Suecia da un giro histórico: Se une formalmente a la OTAN.
Por Sala de redacción
marzo 7, 2024 - 22:56

Suecia formalizó su ingreso a la OTAN este jueves, al depositar en Washington el documento de acceso a la alianza militar atlántica. El primer ministro sueco, Ulf Kristersson, entregó el instrumento de acceso al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, certificando así la histórica entrada del país en la alianza.

Kristersson destacó que el ingreso de Suecia a la OTAN representa una «victoria para la libertad» y subrayó que Rusia continuará siendo una amenaza para sus países vecinos en el futuro. «Defenderemos la libertad junto a los países más cercanos a nosotros, tanto en términos geográficos como culturales y valóricos», afirmó el primer ministro en la capital estadounidense.

El secretario general de la alianza, el noruego Jens Stoltenberg, celebró la integración de Suecia y aseguró que Estocolmo hace que la organización transatlántica sea «más fuerte». En un mensaje en la red social X (Twitter), precisó que el próximo lunes tendrá lugar la ceremonia en la que se izará la bandera de Suecia en la sede de la OTAN en Bruselas.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, recibió los documentos de adhesión de manos del primer ministro sueco, destacando que «las cosas buenas ocurren a aquellos que esperan», luego de la ratificación de los otros 31 miembros de la alianza militar. Suecia decidió romper con sus dos siglos de no alineamiento tras la invasión rusa de Ucrania y presentó su postulación a la alianza en mayo de 2022.

La entrada de Suecia en la OTAN implica que todos los países nórdicos estarán bajo el paraguas de la OTAN, reforzando así el control sobre el mar Báltico. Suecia cuenta con una fuerza de unos 50.000 soldados (la mitad reservistas), una potente industria militar y la fuerza aérea más grande de los países nórdicos, con un centenar de cazas, además de la isla de Gotland, la mayor del Báltico y de gran valor estratégico.

El refuerzo del control de la OTAN sobre el Báltico también afectará la capacidad de movimiento de la flota rusa en San Petersburgo y Kaliningrado.