sábado 25 de mayo 2024
Nacional

Fraude en cifras: Solo 35 de 900 fichas FIBE de víctimas de incendios en Valparaíso son reales.

Fraude en cifras: Solo 35 de 900 fichas FIBE de víctimas de incendios en Valparaíso son reales.
Por Sala de redacción
marzo 8, 2024 - 20:44

En medio de la tragedia que azota a la Región de Valparaíso, los equipos de trabajo de la Seremi de Desarrollo Social en las zonas damnificadas advirtieron un grave panorama: diversos personas han intentado hacerse pasar por damnificados de los incendios.

La situación fue denunciada por la propia secretaria regional ministerial de la cartera, Claudia Espinoza, quien reveló que la ficha básica de emergencia (FIBE), se ha utilizada por «falsos» damnificados con el objetivo de obtener los beneficios destinados a quienes realmente fueron víctimas de los incendios.

Lo anterior se tradujo en una pérdida de tiempo para «atender las situaciones reales», dijo Espinoza. De hecho, de las casi mil fichas que se han aplicado en estas dos semanas, un 95% son falsas.

Contextualizando la realidad, la seremi de la cartera indicó que «en el proceso que implica aplicar más de ocho mil fichas (durante la emergencia), lo que tenemos en la últimas semanas son solicitudes de aplicación de ficha o de modificación. En ese sentido, en las últimas semanas hemos tenido de un volumen de 900 fichas, solo 35 son reales, es decir, un 4% y ahora estamos en torno a un 6%: no más del 6% de las solicitudes son afectaciones reales y, por lo tanto, lo que tenemos es que cerca de 95% de solicitudes no corresponden».

La situación comenzó cuando se inició el proceso de rezagados FIBE, donde las personas solicitan su aplicación «ya sea por el call center que tiene el ministerio, en Quilpué a través de un mail y en el caso de Viña del Mar, en la ventanilla única». Después de que se realiza la solicitud, se comienza el trabajo en terreno por parte de Desarrollo Social, desde donde se van registrando las condenables falsas realidades. «Hay solicitudes que tienen que ver abiertamente con situaciones de delito, con falseamiento de información, como también gente que hoy día esta ‘vendiendo’ datos o la posibilidad de que personas puedan incorporarse en sus fichas y eso lo hemos identificado», explicó. Agregó que existen «testimonios y los encuestadores lo han visto en terreno, pero también tenemos, en el fondo, otras necesidades previas, es decir, situaciones de mucha precariedad previa que hacen que las personas busquen en esta situación la oportunidad de mejorar su condiciones», revelando que «ha sido muy complejo porque principalmente imprime la dificultad que es atender las situaciones reales y, por ende, un desgaste enorme de los equipos».

A lo anterior se le suma otra problemática. Los equipos han sufrido amenazas y amedrentamientos, quienes han tenido que mantenerse firmes en defensa del proceso que están realizando. La situación es compleja. Finalmente agregó que «la FIBE es un instrumento público, que tiene que ser en torno a información fidedigna, que haya fuentes para contrastar, que vayan cuando efectivamente tengan la evidencia».