sábado 25 de mayo 2024
Economía Nacional

Economistas prevén un Imacec de enero con un desempeño débil y proyectan que el PIB del primer trimestre se situará por debajo del 2%.

Economistas prevén un Imacec de enero con un desempeño débil y proyectan que el PIB del primer trimestre se situará por debajo del 2%.
Por Sala de redacción
febrero 21, 2024 - 22:11

La contracción del Imacec en diciembre pasado generó incertidumbre sobre el crecimiento económico. El PIB del año cayó un 0,2%, lo que impacta las expectativas para 2024: el Banco Central proyecta entre 1,25% y 2,25%, Hacienda estima 2,5%, mientras que el mercado promedia 1,7%. Los economistas redujeron sus previsiones para este año, anticipando un inicio más lento de la actividad económica.

El Imacec de enero será la primera señal económica del año, con expectativas que oscilan entre -0,3% y 1,6%. La producción industrial y el comercio se mantienen débiles, y la inversión no muestra signos de recuperación. El crédito sigue siendo limitado, reflejando una política monetaria restrictiva.

Los expertos pronostican una variación del Imacec de enero entre -0,3% y 1,6%, con un promedio de 0,3%. El consumo se mantiene bajo, pero la producción manufacturera podría compensar ligeramente esta situación. Las proyecciones del PIB del primer trimestre varían entre 0% y 1,8%, con un promedio de 1%, sugiriendo que la actividad económica no superará el 2% este año.

Los economistas anticipan que el primer trimestre será lento, con un crecimiento entre 0,8% y 1%. Prevén una recuperación gradual a lo largo del año, especialmente si las tasas de interés continúan bajando y las condiciones fiscales e internacionales se mantienen estables. Se espera un crecimiento del PIB en 2024 en torno al 1,8%, impulsado por la recuperación del comercio y condiciones crediticias más flexibles.

En resumen, el escenario económico apunta a un inicio modesto en 2024, con una actividad económica que no superará el 2%. Las señales iniciales sugieren un crecimiento débil en los primeros meses, con una leve mejora hacia mediados de año, pero aún por debajo de los niveles necesarios para una recuperación significativa.